Puntos imperdibles de la Patagonia

(Por Magdalena Ordoñez)

Lunes, 2 de Setiembre de 2019 - 06:49 hs

La Patagonia argentina es un destino atractivo para turistas de todo el mundo, para todas las edades, y en cualquier época del año. Su naturaleza puede ser explotada por actividades deportivas tanto en verano como en invierno, y cada una se distingue por un estilo particular: en invierno, la atracción principal es el esquí, mientras que en verano, son los deportes acuáticos y senderismo. Sin embargo, hay puntos clave que no se pueden dejar de tener en cuenta a la hora de hacer turismo en el sur de nuestro país sea con frío o con calor.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.38.57.jpg

 

Villa La Angostura es un típico pueblo de montaña donde su estilo, su gente y su ambientación en general evocan a la paz de vivir entre esos guardianes de gran altura. Se puede ir por tierra, en transporte público o privado, o por lago, sacando un pasaje para llegar en catamarán por el Nahuel Huapi. Recorrer de punta a punta su centro comercial, y perderse entre sus bares, chocolaterías y locales de artesanías, es simplemente mágico. La gastronomía local es deliciosa, y vale la pena dejarse convencer por platos a los que uno no acostumbra, tales como la cazuela de ciervo, el cordero al asador y a todos los dulces hechos de frutas regionales. Recomiendo especialmente conocer el pub estilo irlandés, Finnegan, la heladería y chocolatería. En el bosque chocolate y el restaurante Viejos Tiempos. De todas formas, la mejor opción es perderse por los locales del centro para poder conocer todo.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.39.00.jpg

 

Puerto Angostura y sus playas Mansa y Brava, el bosque de Arrayanes, senderismo por los cerros, son algunas de las actividades que se pueden hacer en La Angostura. Una dosis de tres días rodeado de esos paisajes es suficiente para recobrar la paz que la rutina y el ruido suelen quitarnos.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.39.01-1.jpg

 

Mira también

Cinco opciones de escapadas en la provincia de Buenos Aires

 

Villa La Angostura tiene acceso a Bariloche y a San Martín, por la ruta 40. Si se dispone de transporte personal, el camino de los siete lagos se hace en solo unas horas, y desde el auto se disfruta del espléndido paisaje. Cuando el clima lo permite, el paseo es mejor caminando. E incluso, el transporte público funciona bastante bien, aunque hay que tener en cuenta que cumplen una frecuencia exacta, y las distancias entre un colectivo y el siguiente es amplia.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.39.01-2.jpg

 

En Bariloche, las actividades para hacer son muy variadas, y abarcan todo tipo de gustos, edades y posibilidades. Caminar por el centro cívico, llevar un libro para leer en la plaza frente al lago, perderse en Rapa Nui, o ir a comer fondue de queso en La Marmite. Ir al Cerro Otto en teleférico, tomar un café en la Confitería Giratoria, que gira 360° sobre su base, desde donde se pueden ver los puntos más importantes de Bariloche. Además, desde la cima del cerro, en invierno hay pistas de “culipatín” para los más chicos (aunque los grandes también nos divertimos mucho). Las vistas panorámicas que ofrece la cima del cerro son imperdibles.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.39.01.jpg

 

Otro lugar en el cual se pueden acceder a las mejores vistas de Bariloche es desde la cima del Cerro Campanario. Se puede subir tanto en teleférico como caminando, dependiendo de las posibilidades y la predisposición de cada uno. La caminata es en subida, pero para nada complicada, y no lleva más de una hora. De todas formas, como dice el dicho, la caminata es “cuesta arriba, pero la vista es genial”.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.39.00-2.jpg

 

Terminar la tarde yendo a tomar un té earl grey en el hotel LlaoLlao, acompañado por una variedad de deliciosas tortas, es una magnífica opción para cerrar un día de actividades de una forma más relajada. Descansar rodeado de muebles imponentes pero que no dejan de ser acogedores, tapizados de cuero o floreados, arañas hechas con cuernos, alfombras antiguas, y paredes de madera. Descansar sobre todo la vista y la mente, con el lago y las montañas de fondo. El servicio es perfecto. Y un buen dato es saber que se puede acceder en transporte público.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.39.00-1.jpg

 

Mira también

"Entre Ríos es una provincia Gay Friendly", dice Carolina Gaillard a SECCIÓN TURISMO

 

A la vuelta, sobre la Av. Bustillo al kilómetro 14, se puede parar en Cava Clandestina, un restaurante ambientado en el lejano oeste americano. Ofrecen las mejores hamburguesas que se han visto, y claramente son para compartir, porque son inmensas. Además, su cerveza artesanal es, como dicen ellos, “la más pedida” de Bariloche. Realmente es necesario ir a conocer este rinconcito en pleno Bustillo, y dejarse llevar por su música y su ambientación.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.38.59-1.jpg

 

Las playas públicas son accesibles en todas las épocas del año. Y si el clima lo permite, son ideales para hacer deportes lacustres como canotaje, kite surf, buceo, entre otros.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.39.29.jpg

 

Los últimos puntos marcados en el mapa son Colonia Suiza, su circuito chico, y la visita a las cervecerías de Berlina y Patagonia. El primero, la primera población europea conocida en Bariloche, se destaca por sus ferias de artesanías regionales, sus delicias dulces, y el curanto. Se trata de una forma de cocción aprendida por los nativos de la región, en la que la comida se pone sobre piedras calientes, y luego se cubre con hojas y tierra. En Berlina se puede hacer un recorrido por la fábrica de la famosa cervecería, y probar estilos que no se consiguen en bares ni locales comerciales. La frutilla del postre, y la coronación a todas las vistas alucinantes de Bariloche, se obtiene en el bar Patagonia. Si bien sirven comida muy rica, el servicio es lento. Pero es necesario ir, aunque solo sea para tener una de las mejores panorámicas de todo el sur, disfrutando de deliciosas cervezas con estilos únicos, que tampoco se consiguen en locales comerciales del resto del país. Dentro del bar hay juegos de mesa, metegol y opciones para que los chicos se diviertan lejos de la tecnología. Y el espacio al aire libre, con vista a las montañas y al lago, es inmenso, para disfrutar una linda tarde al sol.

 

WhatsApp-Image-2019-08-29-at-17.38.58.jpg

 

Como conclusión, me atrevo a constatar la hipótesis que afirma que el sur es apto para cualquiera, en cualquier edad, y en todas las épocas del año. Según lo que se priorice, lo económico puede ser un factor absolutamente secundario, ya que la mayoría de los paseos se pueden hacer a pie, sin costo, y el llegar a la meta vale cualquier esfuerzo. Pero si se tiene un poco más de presupuesto, hay infinidad de lujos que uno se puede dar y que puede aprovechar. No hay límites para la cantidad de actividades que se pueden hacer, sino que hay una diversidad inmensa, para todos los gustos y posibilidades.Es necesario no quedarse únicamente con el atractivo del esquí en invierno o del canotaje en verano. Realmente un destino recomendable, y una forma de conocer mejor el país maravilloso que habitamos.

#234